5 errores imperdonables que no debes hacer en una cena de empresa

5 errores imperdonables que no debes hacer en una cena de empresa

Ya se acercan las cenas de empresa. En Navidad, todos los trabajadores tienen que reservar un día de diciembre para reunirse con sus compañeros y sus jefes y celebrar, de forma conjunta, que ya es la época navideña. Esta tradición se hace desde hace muchos años y el objetivo es crear un mejor ambiente laboral, distender las relaciones y conseguir relacionarte desde otro plano con las personas que compartes la mayor parte de tu día.

Pero, pese a que parezca un evento festivo, lo cierto es que tienes que ir con mil ojos cuando vayas a las cenas de Navidad porque, por mucho que quiera parecer una celebración, no deja de ser un evento corporativo y, sobre todo: ¡tus jefes están ahí!

En Cenalia queremos ayudarte a que este año puedas disfrutar de la cena de empresa sin meter la pata. ¿Cómo? Conociendo estos 5 errores imperdonables que JAMÁS deberás hacer en este tipo de evento. ¡Atento/a!

Consejos para ir a las cenas de empresa

Cuando llega la Navidad debemos pensar que, tarde o temprano, nos llegará el típico mail o notificación conforme tal día de diciembre tenemos la cena de empresa. Para conseguir salir airoso de este evento, a continuación vamos a descubrirte los errores que debes EVITAR si quieres disfrutar de esta celebración saliendo airoso y muy digno.

Error 1: Ir vestido demasiado informal

Aunque en tu empresa no se requiera una vestimenta demasiado formal, lo cierto es que en este tipo de cenas es importante que te arregles un pelín más de lo normal para adaptarte a lo que el evento requiere. Así pues, deja tus zapatillas deportivas o tus jerséis con capucha y, aunque sea por una sola vez, vístete con una buena ropa que demuestre que te has arreglado para la ocasión. OJO no hace falta ir de smoking (mejor dicho: ni se te ocurra ir de smoking) lo único que tienes que hacer es elevar un pelo tu atuendo habitual.

Error 2: Beber como si no hubiera un mañana

Aunque haya barra libre debes controlar la bebida. Piensa que, junto a ti, están todos tus compañeros de trabajo y tus jefes, es decir, NO SON TUS AMIGOS NI COLEGAS. Por lo que mejor ir bebiendo poco a poco y, a una hora prudente, volver a casa siendo capaz de tocar la rodilla con la nariz sin tambalearte 😉 Cuidado, no estamos diciendo que seas un soso que solo bebe agua pero tampoco que seas el alma de la fiesta y te bebas hasta los jarrones. El término medio es lo mejor: bebe un poco pero, a la que notes que te está subiendo, pásate al agua. Todo el mundo te lo agradecerá.

Error 3: Comer hasta rebentar

Otro de los errores típicos en una cena de empresa es volverse loco con la comida. Sabemos que muchas de estas celebraciones son caterings o buffets y, por tanto, los más ansiosos seguro que se vuelven locos por probarlo todo. Pero OJO no pierdas la elegancia en ningún momento, parecer un muerto de hambre no es en absoluto positivo para una cena de este calibre. Lo mejor es que vayas comiendo pausadamente y, si te mueres de hambre, ¡bebe agua!

Error 4: Hablar de política o de religión

Esto no es un error, no, es un SÚPER error. Por muy progres que te parezcan tus jefes, o modernos tus compañeros, lo cierto es que es imposible que sepas cuál es su posición ideológica respecto a la política o a la religión así que ¡frena el carro! Es mejor que hables del tiempo a que te metas con el partido político al que vota tu jefe, ¡haznos caso!

Error 5: Ir de caza

Hay muchas personas que aprovechan las cenas de empresa para intentar ligar con aquel buenorro o buenorra que entró el mes pasado a la oficina. ERROR. Convertir este tipo de evento corporativo en un juego de seducción puede dar una mala, pésima, imagen de ti tanto entre los hombres como entre las mujeres. Si hay alguien del trabajo que te haga tilín (o tilón) lo mejor es que seas valiente y le pidas de tomar un café durante vuestra jornada laboral.